Consejos útiles para ahorrar calefacción

ahorrar calefacción

Consejos útiles para ahorrar calefacción

La temperatura interior adecuada es el factor clave que nos hace sentir cómodos en casa, especialmente en invierno. Cuando baja la temperatura y comienza la temporada de calefacción, muchos de nosotros comenzamos a preocuparnos por el costo del consumo. El invierno es la temporada en la que mantener la casa caliente es el mayor gasto. Ya sea que use estufas de gas butano, calefacción por suelo radiante o gas natural, hay muchas formas de reducir los costos de calefacción sin dejar de disfrutar de un hogar cálido. Hemos preparado una lista de los más efectivos.

Ventanas y puertas: el papel clave de la calefacción

Cuando pensamos en calefacción, primero pensamos en radiadores, termostatos y calderas de gas. Son elementos muy importantes para mantener el calor de la casa. Sin embargo, el calentamiento eficaz también depende de otros factores.

La carpintería exterior juega un papel vital en la agradable temperatura del hogar. La ventana junto a la puerta es la principal causa de pérdida de calor. Cuando percibimos el buen tiempo, no nos angustiamos demasiado por el frío. Sin embargo, antes de la llegada del invierno, vale la pena pensar en cómo reducir los costos de calefacción. Mucha gente considera reemplazar las ventanas viejas por otras nuevas. De hecho, es muy recomendable, sobre todo si el nuestro tiene huecos y no cierra bien. Se estima que el 25% de las pérdidas de energía en las viviendas unifamiliares y hasta el 45% en los edificios de apartamentos son provocadas por ventanas con poco aislamiento.

Reemplazar las ventanas de mayor eficiencia energética es la mejor solución. Aunque al principio se trataba de elevados costes, a la larga se trata de una inversión que nos permite ahorrar más dinero. En el mercado podemos encontrar modernas ventanas de PVC con doble acristalamiento, que son las ventanas más eficientes energéticamente. Según un análisis llevado a cabo, a través de la renovación de ventanas, el 18% de la energía térmica se ahorra en las áreas calientes, el 17% en las áreas frías y los recibos de electricidad llegan al 70%. No cabe duda de que instalar ventanas de PVC con la mejor conductividad térmica es el primer paso para disfrutar de un hogar cálido al menor costo posible.

Aislamiento correcto de ventanas y puertas.

Si por alguna razón, no decidimos reemplazar las ventanas viejas, se recomienda al menos aislarlas para evitar pérdidas de calor. La solución más sencilla es utilizar burletes fabricados con diferentes materiales, como espuma, goma, silicona o cepillos. Son baratos y fáciles de aplicar. También se colocan en puertas no estancas. Sin embargo, recuerda que siempre es una solución temporal.

¡No olvide las persianas!

Puede parecer trivial cambiar nuestros hábitos diarios para ahorrar en las facturas de calefacción, pero los pequeños cambios en nuestros hábitos suelen dar sus frutos.

¡No olvide las persianas! Estos son muy importantes para mantener el calor. Las persianas proporcionan aislamiento acústico y térmico, y son otra forma eficaz de economizar energéticamente. Recuerde, siempre debemos cerrar las ventanas cuando oscurezca. Si no las cubrimos por la noche, perderemos gran parte del calor. De acuerdo con esta lógica, abrimos ventanas durante el día, especialmente cuando hace buen tiempo. El sol es una fuente natural de calor que podemos sacar rentabilidad. Es importante dejar que la luz llegue a la habitación. Estos hábitos son muy efectivos, especialmente en el caso de la habitación donde se coloca el radiador debajo de la ventana.

Otro punto esencial de la calefacción es la ventilación. No debemos olvidar la correcta circulación del aire. A veces tenemos que dejar pasar el aire fresco. Sin embargo, debes saber cómo hacerlo correctamente. De hecho, es mejor dejar la ventana abierta un rato, en lugar de dejar la ventana entreabierta durante unas horas. Por tanto, no perderemos demasiado calor, y estamos seguros de que el gas, la humedad y otras sustancias nocivas no se acumularán en nuestros hogares.

Estas sencillas técnicas no nos costarán nada, y sus efectos nos sorprenderán. A largo plazo, ¿cuál es la mejor manera de ahorrar calefacción? Si queremos mitigar el recibo, debemos empezar desde la ventana. Lo más favorable para nuestra billetera es reemplazar las viejas ventanas por PVC, que indudablemente son más eficientes energéticamente. Tampoco debemos olvidar las persianas térmicamente aisladas que aportan una protección extra del frío. La mejor práctica es instalar ventanas con suficiente conductividad térmica y persianas modernas. Es importante recordar que a largo plazo, esta es una inversión fácil de recuperar que no solo traerá resultados positivos para nuestros bolsillos, sino también para el ecosistema.

No hay Comentarios

Post A Comment